Opinión Deportes

CON LOS DEBERES HECHOS (II) Manolo Breis, el ‘ojo de halcón’ del staff técnico del Efesé, Guillermo Jiménez

CON LOS DEBERES HECHOS (II) Manolo Breis, el ‘ojo de halcón’ del staff técnico del Efesé

 Ca uno es ca uno. Traducido al español paladino y su lámpara maravillosa: cada uno es como es.  Un ejército de PacosBelmonte clonados, repetido hasta la saciedad de una parte, y de la otra una vigorosa legión (sin cabra) de Manolo Sánchez Breis (45)  también clonados hasta el infinito, no harían las cosas tan bien como juntos pero no revueltos. Se complementan y llegan a ser al gusto de muchos la pareja ideal de baile ganadora en muchas pistas que ha sorprendido y habría maravillado al famoso Carlos Gardel, el  pelusa maradona en versión de tango,  y también ese dúo ha dado envidia ajena en el tramo de fichajes de invierno de la Liga Smartbank 2020-21, por cantidad y calidad. Y bien.

No digo yo que sean un tándem  a modo de El Gordo y el Flaco, los británicos Stan Laurel y Oliver Hardy, los cómicos universales en el cine mudo y sin asomo de tecnicolor de los años 30. Tampoco son comparables a los dibujados famosos Mortadelo y Filemón, aunque ellos, los de la ByB, sí buscan ávidos en agencias de información para negociar las contrataciones con el joven intermediario agente 007  Felipe Melo (37), por ejemplo, que trajo envuelto en papel de celofán al brasileño Vinicius Tanque (26), que ha sido un carro de combate este curso cedido al Atlético Baleares con una aportación de 11 goles, ninguno de penalti, y recuperado para los albinegros. O con el agente FIFA Joaquín Vigueras (42)  el del utrerano abrelatas Rubén Cruz (35), doce goles en Tercera con el equipo de su tierra en 2020-21, quinto clasificado en el grupo andaluz, y ahora mediando en la renovación del decisivo portero Marc Martínez (31).

 

Breis, a la izquierda, con Alberto Monteagudo y Belmonte. 

Lo que no se le ocurre a uno se le ocurre al otro. Paco y Manolo tienen además en su organigrama de cerebros profesionales en la sede del club en calle Doctor Calandre (el que arreglaba en un pispás los calambres; en serio, el corazón, como eminente cardiólogo)  unos ‘negros’  formidables trabajando con mucha inteligencia y perseverancia; son tipos a los que se les enciende la bombilla más de setenta veces al día, como el diseñador gráfico el galileo Pedro José Pecis, y de ellos afloran las mejores ideas, las más ingeniosas. Son muy creativos y de la misma manera que se estrujan la sesera planchan un huevo con vapor y fríen una corbata en aceite de girasol de Hacendado te sacan a la difusión total una colección de sugestivos carteles anunciadores previos a los partidos del FC Cartagena SAD con directo y sesudo mensaje que saben descifrar  hasta los nenes de teta o biberón. Y además actúan con naturalidad, no como aquel idolatrado  genio de los pinceles, la escultura y el arte lírico  Salvador Dalí, el de Figueras, el de  los bigotes afilados parriba y la cabellera enmarañada que le echaba teatro y martingala a su manera de hablaaaaaaaaar. Sobreactuando y lo digo yo que lo entrevisté para La Verdad, en Elche, en la década de los 70, después de presenciar en la Basílica ilicitana el drama sacro lírico del Misteri, en lengua vernácula, esperando que se abriera la mangrana con el Ángel  que descendía  del Cel anunciando la Ascensión de la Patrona. La cuestión es que Dalí se tomaba conmigo una tarde de ferragosto(40º) en una terraza cercana, entre palmeras datileras, un vaso de horchata valenciana, hablando con autoridades, civiles y jefes locales del Movimiento como si tal cosa.

 

EL DON DE LA PERSUASIÓN

Breis es de los que hay que darle de comer aparte. Cuando se propone conseguir un fichaje que se prevé arriscado y pijotero tiene la habilidad de tocar la fibra con léxico, entonación, tono persuasivo para llevar a cualquiera al huerto. Y por descontado con pico de oro y repertorio sobrado para convencer al más difícil. Así que lo está copiando ya con descaro el monstruo la ejecución de los fichajes del Sevilla FC,  Ramón Rodríguez Monchi(53), y eso que el de San Fernando tiene ocho años más que Manolo. A Monchi le picó la curiosidad y se marchó un año a la Roma, solo uno, al chocar con el jefe James Pallotta. Lo de establecerse en Italia es algo que no haría Breis, apegado a su tierra. Pero el tal Monchi como el que no quiere la cosa ha dado elevada rentabilidad, como un valor seguro en la Bolsa, para los sevillistas a sus contrataciones: Dani Alves, Julio Baptista, Kanouté, Maresca, Rakitic(paisano de El Sicario Datkovic)… Y al colombiano Carlos Bacca lo fichó por 10 millones de euros y lo traspasó después por 30 al Milán,  negocio en el que también intervino Sergio Barila, exjugador del Cartagonova de Floro Manzano, por poner un ejemplo.

____________________________________________

 

______________________________________________ 

Y como Belmonte, Manolo S. Breis es periodista por la Universidad murciana. Ya no ejerce, lo que es mejor para su economía al ganar ocho veces más ahora que cuando curraba como un pringao en Vocento, empresa  de La Verdad,  con orígenes católicos hace más de un siglo en la parroquia murciana de Santa Eulalia. En el rotativo  estuvo unos catorce años, hasta 2012. Coincidió en el sugestivo edificio amarillo de la pedanía de Monteagudo, con la gran imagen del Cristo vigilando brazos abiertos en la cumbre del monte desde 1925 o así, y cortó orejas y rabos con la alcachofa transmitiendo para Punto Radio partidos del Real Murcia. Mucho aprendió del inolvidable maestro Juan Ignacio de Ibarra en la propia emisora  y en la televisión del mismo medio, Canal 6, con 665.000 espectadores frente a la pantalla, datos del EGM de 2008.  También estaba por allí la ya  alcaldesa de Cartagena, Noelia, Noelia, Noelia  Arroyo (42), que fue Doña Sardina hace más de diez años. Proclive, ella como lo ha sido Ana Belén Castejón a ayudar al Efesé hasta el máximo, siguiendo el ejemplo Villarreal CF, de Fernando Roig (74), dueño también de la azulejera Pamesa y con parte de las acciones de Mercadona. Con un extraordinario trabajo de cantera futbolística.

El conocimiento del oficio de informador le facilita a Breis. no obstante, tomarse la licencia de ser traviesillo y estar en condiciones de manejar a su  antojo el reparto de noticias a los chicos de la prensa. Esas noticias, de impacto, tienen que ser de molla. No falla. Y al que Manolo le echa la cruz del gato no sale en la foto.

 

 

En nuestro querido Manolo, del que jamás le he escuchado rajar a algún futbolista con el que haya tratado, predomina más lo bueno que lo menos bueno, lo cual no impide que de uvas a peras tenga un pronto muy así, con tan accidentales como sinuosos  reflejos de tirano, dictatorial y prepotente barrigaverde levantado una mañana con el pie izquierdo.  Como cuando  el Extremadura CF tenía contratado de palabra al tinerfeño Cristo Martín (33) para tres años por un pastón (existe y es válido el contrato verbal) al adelantársele Sportcartagena en la difusión. Hubo una tan esperpéntica como injusta y ofensiva nota oficial del club, que terminó renovando al jugador, que era clave en el esquema de Monteagudo. A partir de ahí el mismo medio digital de alta difusión fue boicoteado desde el club, ninguneando el acercamiento a determinados futbolistas, como el cojonudo Elady (30), quien  una semana sí y otra también estaba en las amenas y kilométricas tertulias del portal Efesista, alternando con otras concesiones -justo es decirlo- como una entrevista con el Coco Carrasquilla (22) que realizó Álvaro Prian. Y de anecdótico califico el que torpedease que yo hablase con Michel Zabaco, días después del autogol del burgalés en el Cerro del Espinazo. De entrada me negó el número de teléfono del defensa central.

No somos nadie.

DE EFESÉ HASTA QUE MUERA

Una cosa tiene Breis y es que conserva su condición de murcianista hasta las cachas y a mucha honra. Aplaudo esa postura y de hecho Manolo se ha ganado a la afición albinegra que lo considera un cartagenero más. Ya ha proclamado él de manera pública  su amor a lo grana con machaconería,  pero añadiendo que es del Murcia y también será del Efesé hasta que muera (sic). Dedicarse a él sí se dedica. A jornada completa y coche gratis por gentileza de una firma de automoción, hasta donde yo sé. Haciendo cortos huecos para disfrutar con la familia este vecino de la urbanización molinense de Altorreal Real como antes lo fue en la zona de La Condomina donde residían ilustres hombres del deporte como el árbitro mundialista Ángel Franco Martínez (82), con anterioridad empleado de Banca, que pitó dos partidos en Argentina 1978, acontecimiento en el que Daniel Passarella (68) alzó la copa de ganadores para los criollos, si no me falla la memoria, en fase de ser apuntalada; el propio maestro de periodistas JuanIgnacio de Ibarra, de elevado acervo cultural;  Antonio González Barnés, periodista en La Opinión, las emisoras murcianas de la SER y Radio Juventud, y concejal responsable de Festejos, fallecido a los 63 años.

Si Belmonte dice que no aguanta la presión y el estrés que se soporta siendo cabeza del pelotón, y que no se ve con 50 años en la misma tarea (huele anuncio de retirada), no sé si Breis hará lo mismo cuando el orondo directivo llegue al medio siglo de vida. Eternos no van a ser como albinegros.

De niño Breis iba con su padre a los partidos condomineros y le ayudaba o al menos estaba con él en el manejo del marcador del recinto de la Ronda de Garay, viendo jugar a futbolistas como Pepe Vidaña, el portero Ferrer, Guina, MachoFigueroa (el hondureño al que el médico recetó una vez mantequillosos supositorios y se los comió, tan pancho, obviando la vía rectal) o ChechuDelgado,  en aquella Condomina, hoy alquilada por José Luis Mendoza Pérez (72) para el uso del UCAM Murcia CF en muy favorables condiciones para el Ayuntamiento, que como Jalisco nunca pierde, al pagar -unos milloncejos, dicen que extraídos moneda a moneda de los clericales cepillos- toda la reforma del viejo estadio en 2014, incluidos terreno de juego, tan cuidado en años por la familia Mompeán,  vestuarios y oficinas, y hasta la caseta del perro.

Hoy, Manolo Breis  ya no está nervioso en el recinto huertano, pero sí y mucho en el estadio Cartagonova, en la tribuna alta o solo, aislado en uno de los vomitorios de las gradas. Ignoro si se  morderá las uñas, pero siempre será mejor meterle el diente a una pata de cordero asado con tomate aguileño. Él, ojo de águila en el fútbol, con le retina de platino al pistón goza de una vista contrastada y calificada de insuperable con veinte certificados de la clínica de Barraquer.

Tengo por norma no molestar a la ByB y hago extensiva esta actitud con todo el mundo de mi órbita. Ni llamadas telefónicas, ni wasap. Pero me pica la curiosidad porque observo que la publicidad del imperio melonero de Jimbee, con sucursales productoras en Senegal y la tira, cuya figura representativa es  Miguel Ángel Jiménez Bosque (49), ya no aparece en la web oficial del FC Cartagena SAD y también se ha desmarcado del Business, desaparecido total como por obra de la varita del Mago Merlín. Tengo que fijarme si sucede igual en el estadio Cartagonova. Es la deformación profesional que me sigue como la sombra al cuerpo, al detenerme en estas diré chuminadas light.

 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba