Opinión Deportes

El Cartagena-Burgos pudo acabar en festín y terminó valorando como se debe a Rubén Castro (1-0), Guillermo Jiménez

MUCHO MEJOR PARTIDOQUE EL DE AQUEL 7 DE FEBRERO DE 1988

Del 0-0 en el estreno del estadio Cartagonova, con el Burgos como visitante el 7 de febrero de 1988, hace treinta y tres años, ha vuelto la escuadra burgalesista al mismo recinto, vestida de un naranja fosforito,  y se ha dado un 1-0. Vamos progresando, pero de uno a otro choque, de los que he sido espectador, media un abismo a favor del que se ha presenciado en la Liga Smartbank este 21 de noviembre con una temperatura de 19 grados y a las 14:00 horas, y con 5.476 espectadores, en la línea de control del mentiroso Pinocho.

Digo que me quedo con el partido más reciente entre ambos clubes porque ha rezumado más calidad, más oportunidades de gol, más emoción y con mejores sensaciones. Bueno, tampoco  fue un partido para volverse loco…Ha sido un buen menú aderezado por un penalti señalado por el colegiado y eliminado por el VAR. Porque todavía no se han unificado los criterios entre los jefes, pero a los 9 minutos, tal y como está la Liga echando humo, que sucedan estas cosas supone un berrinche de agudo corte de digestión para la parroquia cartagenerista. La penúltima noticia (ejemplos vistos en Movistar) era que si un árbitro decretaba un penalti, esa determinación no la borraba nadie. Se imponía la resolución del colegiado, y punto pelota. Y no es así.

El debut del estadio municipal -no hubo ceremonia inaugural- fue campeón de la sosería, sin un miligramo de sal y aburrido a más no poder. Al menos el Cartagena-Burgos de esta tarde del penúltimo mes del año el portero Caro ha tenido que jugarse la cara varias veces, ha volado como un pájaro para atajar balones que se colaban en su jaula sin remisión. Hemos soportado, sí, la deliciosa decepción de la anulación por el VAR de un penalti señalado por el inepto para estos menesteres Gorka Saguez Oscoz. Donostiarra pero ni de lejos tiene el estilo de aquel Emilio Guruceta que fue nombrado persona no grata por el Barcelona en 1982, tras un partido de Copa ante el Real Madrid.

Contra lo que se pensaba, el hecho de que coloquen a la hora de la comida un partido de fútbol del Efesé y en el Cartagonova, no va mal para todo el mundo. Porque una hora antes las terrazas de los cafés, bares, mesones y demás estaban a rebosar de ciudadanos con camisetas y bufandas del Efesé, con unos pocos del Burgos también exhibiendo sus símbolos, que por ser de los mismos colores se podían confundir. No digo yo que todos los domingos La Isleña, Alameda Tapas, Carrots y otros locales del picoteo no registren llenos sin necesidad de que haya fútbol en el estadio de Benipila, pero siempre ayuda al sector de restauración.

UN GOL DEL PICHICHI A PASE DE UN NESKES QUE CRECE…

Y el unigol de la tarde fue una obra de artesanía guisada por el chaval Dominguito Neskes que, nada más relevar a Pablo de Blasis (66′) se hizo con un balón, lo filtró por encima a Rubén Castro y el grancanario, en línea de fuego, fusiló (67′), dando brillo a un encuentro que no fue el mejor del Pichichi.

Diez goles ya y sin tomar jalea real, pero sí armando un real jaleo en las áreas. Y al retirarse, tanto a él como a Álex Gallar sonaron las palmas con más decibelios que nunca para premiar a ambos. Es lo que tiene Rubén Castro-2021, parece que está en las penúltimas, que no llega, que no puede, pero luego mete la patita y, zas, te clava un gol sin que te enteres.

 

Se ha podido llegar esta tarde a un generoso marcador de escándalo. Tranquilamente. El Burgos, con un inicial sistema normalito de 4-2-3-1 y el del Efesé otro que tal baila, libraron un espectáculo resuelto con justicia. Y a la chita callando el mentalista Carrión que está rozando un puesto de play off para su equipo y después, a quitarle el puesto a  Xavi Hernández en el Barça…Pero estar en la zona de los que pueden subir es algo que para el Cartagena yo no quiero ya, sino en la jornada 42.

Me reconforta saber que algunas piezas ya van respondiendo a las expectativas. Como por ejemplo Tejera, con unos medidos pases de larga distancia y un tiro al palo (18′) mientras su compañero ell fransuá Botiger se hacía demasiadas veces lapichaunlío. Me complace que el atleta de color Mo Dauda siga pintando la heroicidad y acabe exhausto por tantos kilómetros recorridos por banda zurda, desbordando bastante aunque sin eficacia,  sin superar a Julián Delmás hecho un fenómeno por la derecha. Incansable el maño, como hecho de acero inoxidable, animado y mimado por la grada y sudando tres litros y medio cada encuentro.

Valoro el esfuerzo del japonés Okazaki desde que salió (66′) con la mascarilla protectora de su golpeada mandíbula en otra guerra y también la predisposición de Ortuño y Andújar, éste al relevar a Alcalá (80′) en el centro de la defensa que apretaría las dientes cuando el Burgos buscó al final lo imposible: marcar. Como no sea tirando por un canalillo por debajo de la hierba, imposible. En El Plantío ya debe de ser otra cosa, pero es punto y aparte.

CALERO, COMO UN TERCER JUEZ DE LÍNEA

No fue sencillo derribar a un rival que tenía en el banquillo al esforzado Calero, un míster que parecía el tercer asistente del árbitro, que picaba hasta que terminó no haciéndole caso. Estaba claro que el Burgos vino a aguantar  el 0-0, con buena defensa y presionando, y en exclusiva a jugar sus bazas a su debido tiempo,   reservando a sus dos mejores atacantes, el goleador Guillermo, el número 9,  y Saúl Berjón, dorsal 21. Ambos se metieron en el campo en el minuto 65, para relevar al cuentachistes Alex Alegría, fracasado en el Zaragoza el curso pasado, y Juanma García, pero no hicieron nada.

La defensa albinegra echó el candado con el apoyo de todo el conjunto y (vi a los 11 metidos en el área en algún saque de córner por el Burgos) y logró por tercera vez mantener la puerta a cero. No diré ningún disparate al proclamar que Marc Martínez no tuvo trabajo, al margen de una escalofriante salida a por uvas, de puños en el ocaso del partido. Y le salió bien aun cuando dejó helado a todo el personal en la grada.

Y en las contras, después del 1-0 y en especial en el tiempo de alargue, el Efesé pudo golear. Pero siempre aparecía el portero huelvano José Antonio Caro, dispuesto a recibir la llamada de Luis Enrique a la primera cantada de Unai Simón.

 

__________________________________________________________________________________

     SAÚL BERJÓN ENTRÓ EN LA HISTORIA DEL BURGOS

 

Esta temporada ha jugado todos los partidos, Saúl Berjón, incluido el de este domingo 21-N en el Cartagonova, desde el minuto 64. Berjón, entró en la historia del Burgos por ser el autor del gol del ascenso en Almendralejo (Badajoz) en la segunda parte de la prórroga frente al Bilbao Athletic ante 2.000 seguidores burgalesistas. Pero en el curso actual no ha conseguido abrir el marcador,

El de Oviedo, a sus 35 años, ha pasado por doce clubes diferentes: Berón, Lealtad y Langreo, de Tercera; Pájara Playas, de Segunda B, Las Palmas, Barcelona B, Alcorcón, Real Murcia (2012 a 2014), de Segunda; Éibar, de Primera, Pumas de México y Real Oviedo antes de llegar a El Plantío en septiembre de 2020. Su caché está por los 550.000 euros.

Para llegar al encuentro supremo el Burgos tuvo que eliminar al Calahorra, en Don Benito (Badajoz) por 1-0, el 15 de mayo.

__________________________________________________________________________________

 CARTAGENA ACTUALIDAD
La Web Amiga
__________________________________________________________________________________

Y en la jornada 18, el sábado 27 de noviembre, en el Nuevo Zorrilla, se verá si ante el Real Valladolid, se verá si es cierto que la actitud casi habitual del Efesé fuera del fortín del Cartagena es la de un equipo pijama, de los que solo valen para estar por casa, según se ha dicho desde que los ingleses entraron en España co el fútbol recién inventado.

El Valladolid, entrenado por un conocido y buen míster, elmotivador Pacheta, me desconcierta siguiendo como sigo en corto la trayectoria del conjunto. Lo mismo que lo machacan en Burgos (3-0) o en el Lezama por el Amorebieta (4-1) y queda fatal, que después son capaces de hacerle un 3-0 al Éibar. Los albimorados tienen un excelente delantero centro judío, Son Weissman que aún no sé si es marrajo o californio, pero incordia, salta y marca goles.
El sábado tienen los de Pucela una baja, por la roja que vio Oscar Plano, enseñada por otra estrella del arbitraje, el gallego Iglesias Villanueva, quien ya tiene plaza reservada en Primera.

Después de descansar en la salida a Girona, volvió Álex Gallar a darlo todo. Estuvo irregular ante el Burgos. Demasiado acelerado e impreciso pero dejándose ver siempre parta realizar magistrales jugadas sueltas. Actuación multicolor la suya.
 

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba