Opinión Deportes

El Cartagena se protege en el arca de Noé, en el diluvio de Butarque, y firma su primer empate (1-1), Guillermo Jiménez

El Cartagena se protege en el arca de Noé, en el diluvio de Butarque, y firma su primer empate (1-1)

 EL PRIMER EMPATE, BIEN RECIBIDO «A PESAR DE TODO»

En Leganés, de tantos recuerdos para Paco Belmonte, que aprendió allí gran parte de lo mucho de gramática parda que sabe, el FC Cartagena se mojó en busca de la victoria y al final saludó (y tuvo que dar por bueno) su primer empate en la Liga. Además no le puede poner mala cara al resultado. Tampoco será cosa de abrazarse a la farola de la enfermedad de la empatitis, que padece el histórico  Real Zaragoza del doctor JIM tonic, camino del descenso si no resucita el bando blanquillo para ganar la batalla con Agustina de Aragón, que no era mañica sino natural de Barcelona, manda huevos.

Fuera disquisiciones históricas, viendo el partido como pude en la distancia se me pusieron los pelos como escarpias cuando el diecinueveañero madrileño Naím soltó en el 90+2 un tiro mortal de necesidad que pudo ser el gol de la derrota del Efesé y adiós Lola.Pero San Marc Martínez hizo una de las paradas de la noche en el diluvio de Butarque y salvó el partido. Marc marca el paso del equipo, con la energía como se marcaba el caqui en la mili. Le han metido 21 goles pero ya ha evitado la intemerata. «Para eso está». Claro que sí y por muchos siglos de albinegro.

 

Marc Martínez, en su línea, volvió a destacar. 

Carrión dispuso para esta salida un equipo guerrero Iron Man, con un sistema cambiante, de los de tira palante y con una defensa remendada o recompuesta que aguantó como pudo todo el diluvio universal, excepto en el gol del empate, del cordobés Federico Vico, en el 27′. ¿Hicieron presión alta como la Ponferradina el pasado finde? No, pero sí tuvieron presión arterial alta. El encuentro fue un sinvivir. Con dos goles anulados a los albinegros en la primera parte, por fuera de juego, uno de ellos en una gran jugada de Oka. La máquina de medir del VAR tuvo que hilar muy filo al trazar las líneas de la revisión.

La esperanza de poder ganar llegó en esencia con la entrada del casi siempre revulsivo Álex Gallar, en el minuto 83, jugado por dentro, pero no cristalizó en la realidad. En el mismo minuto Antoñito salió de su ostracismo (19 minutos distribuidos en dos partidos) para relevar a Neskes, que se fajó entre la media punta y el centrocampisto.

¿Y el centro del campo? Desaparecido en combate.

SE ETERNIZAN LAS PIFIAS DE UNA DEFENSA NADA CONTUNDENTE

Insisto: faltó contundencia. Repito: con-tun-dencia. Reseteo: mucha con-tun-dencia. Vuelvo a la letanía, aunque me tachen de cansino: con-tun-dencia. La zaga hoy por hoy se asemeja a la mantequilla de textura blanda, cortada por el filo del cuchillo. Esa mantequilla debe ser modificada por el papel de lija, cuando no por la alfombra de púas del fakir, Pero hay un contrasentido:  el corajudo David Andújarsiempre madruga recibiendo tarjeta amarilla. En la primera falta que hace. El madrileño convive con el cartulinismo.

Y viene a ser la banda derecha por la que todos los adversarios encuentran autopista sin peaje, con otros despistes de los pivotes centrales. Está vez faltó el locomotora Delmás. Y a David Simón faltó echarle un chorro de aceite de tres en uno a su poco engrasada maquinaria.

Aun así, a trancas y barrancas la sangría de goles medio se ha taponado. Algo es algo. La media de tantos encajados ya es de 1 por partido, desde los cuatro últimos. Pero la defensa reclama, y Carrión tiene que verlo, más apoyos del resto del conjunto. El conjunto está partío demasiadas veces.

PENALTI REVISADO Y EL 0-1 DE ORTUÑO

El equipo, que recibió una inyección alentadora a los 12 minutos con el penalti cometido sobre Clavería (revisado con lupa por el VAR) transformado divinamente en el 0-1 por Ortuño, se protegió en el Arca de Noé y no salió de ese seguro búnker hasta que todo quedó en 1-1 en esta quebrada jornada marciana con latigazos de los albinegros en el partido de rotaciones: de salida a Rubén Castro le tocó empezar en el banquillo y se metió en el ajo para mojarse un poco en el minuto 88. Y a Neskes se le dio la oportunidad de jugar desde el inicio, a la vez que Ortuño. El míster hizo viajar a los canteranos idóneos, metidos en el acta del encuentro, el delantero Josema Vivancos y al defensa Antonio Sánchez, de 21 años, de Huércal Overa, defensa del equipo B con pasado en Almería y UCAM.

No hay mejor defensa que un excelente ataque. El aserto  lo confirmó el potencial de la ofensiva que la llevaron esta vez a puerto los más destacados hoy de la escuadra de Luis Carrión:Alfredo Ortuño y Okazaki. Ambos llevaron de cráneo o de puto culo (en argot de la calle) al sistema de contención del Leganés. En el igualado pulso japonés protagonizado por Shibasaki y Okazaki ganó este último, acaso en su mejor actuación desde que juega en el Cartagena.

El Lega, otrora aspirante a recuperar su plaza en Primeraestá en horas bajas y metido hasta las ingles en arenas movedizas pero no por ello deja de tener futbolistas interesantes, avezados en la Segunda como el delantero José Arnáiz, por el que el Barcelona pagó 3,4 millones de traspaso al Valladolid hace cuatro años; el alcalaíno Luis Perea, ex Osasuna, 1’91 de estatura, que mantuvo un fuerte duelo nada virtual con Ortuño; Fede Vico, el autor del gol, un cordobés que destacó en el Granada y en sus salidas al extranjero. No se puede magnificar el 1-1 del Efesé pero tampoco debe ser tirado olímpicamente a la basura. Estuvo demasiado tiempo embotellado, pero menos mal que la botella no se rompió.

NAFTI SE CONFORMÓ CON EL PUNTO EN SU DEBUT

El franco tunecino Nafti no pudo debutar con triunfo y tendrá que esperar otras oportunidades. Acabada la era Asier Garitano, el dibujo táctico pepinero cambió pero no demasiado. Lo de jugar bien, con la nochecita de perros que hacía, y con el piso como estaba, échale guindas al pavo, que el Efesé le echará a la pava.

 

            José Arnáiz buscó el gol para los pepineros en los 69 minutos que jugó.

No sé si dijo, pero sí pensaría Belmonte para sus adentros, que el pararrayos del Cartagena es su portero. Pararrayos o paraguas, el guardameta es una alcancía donde el club de Benipila guarda punto a punto las ganancias que obtiene. Con 19 puntos en la tabla general, mejores números que los del curso pasado, durmiendo el martes a pierna suelta como 9º en la tabla general, puede darse con un canto en esos dientes que aprieta todas las jornadas para no bajar posiciones.

Lo cual no evita que en la ventana de enero, con la persiana de los fichajes levantada, haya que ir de pesca con el monedero inflado por ese dinero extra que cayó del cielo del fondo de capital de riesgo CVC, para devolverlo al teveré.

La cuestión es que todos los partidos son reválidas y el próximo examen, con el Málaga,  llega este domingo día 7 y con un horario por fin decente: las 18:15 horas en un guapo estadio Cartagonova  al que solo le falta se le ponga la nueva luz, que viene ya en paquetes de lámparas LED por tren desde Chinchilla.  A las seis y cuarto de la tarde no hay excusa para justificar los cortes de digestiones. Pero es que si vas y protestas el señor Javier Tebas te pega un recorte de mangas y coloca en menos que canta un gallo un encuentro a las 2 de la tarde. Y te fastidia el almuerzo.

 

_________________________________________________________________________
La Web Amiga
Toda la información de Cartagena y de Deportes

 

____________________________

El partido en el terreno del Lega no fue ni bueno, ni malo sino todo lo contrario. Con un pésimo arranque que se alivió con el penalti-gol, que serenó los nervios. Condicionado todo, para unos y otros, por la climatología: viento y fuerte lluvia. En el juego, un popurrí poco convincente, con claros y oscuros, aunque tengo la seguridad  que todos los que salieron a batirse pelearon hasta el final ante las exigencias de dejarse todas las energías sobre un piso deslizante. El físico fue puesto a prueba. Se dejaron la piel, pero bien dejada. Ni un reproche por mi parte en este capítulo.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba