Opinion_Actualidad

El flautista de Hamelin, Ramón Galindo

Y con esto poco a poco ya están los chiringuitos a pleno funcionamiento. Pero si nos referimos a chiringuitos hay que diferenciar bien los que solo funcionan un par de meses sirviendo cervezas, ensaladilla, sardinas y boquerones entre otras cosas, que con el esfuerzo y sudor de los aguerridos empresarios que arriesgan su patrimonio y se matan a trabajar y de los puestos de trabajo que generan y que también se lo curran de lo lindo, del otro tipo de chiringuito que permanecen abierto todo el año en el que no se sirven cañas, pero nos dan el palo, que no pagan impuestos y que sirven para despilfarrar el dinero de los que pagan los otros, y además sin dar palo al agua, de doblar el espinazo ni hablamos. Citemos un par de casos al azar:
La Agencia de la Vivienda Andaluza (época PSOE), 188.000 € en ayudas y 29.000.000 en sueldos; La Fundación Pública Andaluza Legado Andalusí, destina 9 de cada 10 euros a pagar a su personal, cuyo informe de una auditoría dice que tienen escaso trabajo -es decir, tomar café y poco más-. Ya si nos metemos en las embajadas catalanas con su “cuerpo diplomático” súper bien pagado y otros menesteres me faltarían folios.
Y todo esto se paga con impuestos que citando tres casos se reparten de la siguiente forma: El “mal llamado” País Vasco (porque nunca históricamente fue un país) se queda con el 100% de los impuestos que recauda, Cataluña con el 54% y Madrid con el 22%.
Que nadie se pregunte cómo se mantiene Sánchez en la Moncloa, es muy sencillo, lo contrario que Robin Hood. Solo tienes que mirar el recibo de la electricidad y en él encontrarás parte de la respuesta. Allí podrás ver dibujado un circulito dividido en forma de quesitos de colores y donde te dice que el 52,6% de tu recibo son “impuestos y cargos”.
Es posible que incluso hayas oído en las noticias que han rebajado el IVA, solo una verdad a medias, lo han rebajado de una parte y solo momentáneamente. Y si nos molestamos en recurrir a la hemeroteca, resulta que Sánchez, Garzón e Iglesias criticaron la subida del 10% de la luz en época de Rajoy, convocando movilizaciones y poniéndolo de vuelta y media, y ellos ahora van y la suben el 102,2% y y hasta un 268% respecto a abril de 2.020, y por lo tanto directamente proporcional suben los impuestos.
Hay que reconocer que estos cuentistas que hacen sonar la flauta y todas las ratas le siguen tienen su mérito, más cuando por mucho que les crezca la nariz ellos siguen imbuidos en su cuento, y mal que le pese al progreso, la justicia y las libertades, seguirán teniendo apoyos que permitirán nuevas inversiones en los territorios que viven de la amenaza, mientras que al resto los condenan al botijo y la alpargata.
Y así todo, con sus mal pagados Guardias Civiles en las puertas de sus casas, su sistema te obliga a pagar impuestos de todo tipo por tu vivienda, pero si te la “okupan” se lavan las manos, y si junto con la vida de los tuyos y la propia la defiendes de delincuentes, te meten en la cárcel, pero si es a ti al que matan, no pasa nada, en poco tiempo el delincuente estará libre y su insolvencia le permitirá irse de rositas, excepto si es español y tuviera bienes. Si de lo contrario, fuera extranjero con un machete o pistola en mano y aunque con más antecedentes penales que José María “El Tempranillo” y eres tú el que lo lesionas, aunque te mate, tus herederos le estarían pagando indemnización por resto de sus vidas.
Que se puede esperar de un país donde para entrar ilegalmente no solo que no te piden nada, sino que te dan lo que haga falta y para tomarte un vino en una tasca, convierten en policías a los cantineros y no te dejan entrar sin certificado COVID. Pero con SIDA, gripe, tuberculosis, difteria y otras plagas sí puedes; no te puedes reunir con más de 10 amigos ni a según qué horas que te tiran la puerta abajo; no se pueden celebrar las Fallas ni los Sanfermines y si vas a los toros o al fútbol, con restricciones de distancia y con gel y mascarilla; pero sí se puede celebrar el día del orgullo gay,- eso sí sin carrozas- todos bien apretujados por la calle, y también se pueden organizar botellones de miles de personas compartiendo litrona, y aquí de gel y mascarillas ni hablamos.
¡Y así vamos! Con este atajo de mentirosos y alcaldes como el de Valladolid que no sabe a nombre de quien está el lujoso 4×4 de más de cien mil euros que conduce, y con presidentes de comunidad como el de Cantabria que sorprenden en el reservado de un restaurante con un puro encendido y dice que no estaba fumando. Algo así le pasó a Julio Cesar cuando lo pillaron desnudo encima de una romana y dijo que se estaba pesando.
Y como todos los domingos, a vuestra salud y en perjuicio de la mía, enciendo el puro y escribo estas letras con la única excusa de enviaros un fuerte abrazo a amigos y familiares.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba