Opinion_Actualidad

EL MAR DE BABEL, Ramón Galindo

Y con esto poco a poco llegó el desastre al Mar Menor, al que por su respeto hoy y como vecino de unos pocos metros de su orilla, en señal de duelo visto con camiseta negra.

Pero no pasa nada, tendrá que llegar la muerte total para que alguien con competencias haga algo. Un desastre ecológico advertido, provocado y consentido, pero NI UNA SOLA DIMISIÓN NI UN SÓLO CESE, es decir, nadie es responsable de nada, excepto de cobrar a fin de mes y recordemos que no poco.

“Pero al Mar Menor revuelto, ganancia de politicastros” como “a un panal de rica miel dos mil moscas acudieron” -entre partidos políticos, comisiones de expertos y asociaciones ecologistas- y todos los que se lleven parte del pastel, bien sea en jugosos sueldos o en opíparas subvenciones, esperemos “que por golosos mueran, presos de patas en él”.

¡Eso sí! El helicóptero amarillo no ha parado ¡Y venga de paseos en el aparato! Todos los días vuelo va y vuelo viene, un día sería la ministra y los otros serían, eso los otros -hace menos de una hora sin ir más lejos-. pero nosotros pagamos la aeronave, el combustible y el piloto. La pregunta es ¿Que coño se ve desde allí arriba? Los peces muertos seguro que no.

Que yo sepa y sin rebuscar mucho, sólo la Comunidad Autónoma dispone de un Comité de Asesoramiento del Mar Menor y un Comité de Participación Social del Mar Menor -y aquí nadie trabaja gratis- todo ello integrado en una Dirección General con su titular a la cabeza, Dña. Miriam Pérez, y a la que por cierto no se la ha visto su monísimo pelo en estos días. Cuyas competencias (y así reza en la estructura de las mismas en la propia web de la CARM) que literalmente copio y pego: “son las funciones de estudio, planificación, ejecución y desarrollo de los proyectos y actuaciones en el Mar Menor relacionados con LA PROTECCIÓN Y REGENERACIÓN AMBIENTAL DE SU ECOSISTEMA, sin perjuicio de las atribuidas a otros Órganos Directivos de la Administración Regional. También le corresponderá la coordinación con los distintos organismos y Direcciones Generales de la Comunidad Autónoma, y con otras Administraciones Públicas y entidades públicas o privadas con competencias concurrentes para el desarrollo de dichos proyectos y actuaciones, y el impulso del conocimiento científico y la investigación aplicada en relación con problemas ambientales de la laguna”…. ¡Uffff, que largo! ¡Y cuánta responsabilidad! Pero por si fuera poco, le quedan adscritos los comités antes nombrados.

Pero si además nos vamos a la web del ministerio en cuestión de la Sra. Ribera, -está sí ha salido en la foto- y a la sazón Vicepresidenta Tercera del Gobierno, dentro de sus obligaciones, en el primer punto dice: “Corresponde al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico:

-La propuesta y ejecución de la política del Gobierno en materia de lucha contra el cambio climático, PREVENCIÓN DE LA CONTAMINACIÓN, protección del patrimonio natural de la biodiversidad, de los bosques, DEL MAR, AGUA y energía para la transición a un modelo productivo y social más ecológico.

-La elaboración de la legislación estatal en materia de aguas y costas, cambio climático, protección de la biodiversidad, medio ambiente, montes, meteorología y climatología”.

-Y bla, bla, bla…

Porque si abundamos en las competencias de la Consejería de Agricultura, Agua y Medio Ambiente nos encontraremos con más de lo mismo. Ni copio ni pego más por no hacer esto más pesado.

Hasta el más tonto de mi pueblo lo entiende. ¿Y que han hecho? Pasearse en helicóptero y hacerse fotos.

Son muchas las opiniones de diferentes científicos y expertos, muchas también la de los que no son ni científicos ni expertos pero que a veces son más lógicas. Pero de entre ellas lo que está claro es que hay un denominador común que consiste en cortar los vertidos, otras en aliviar el intercambio de aguas con el Mediterráneo, que se vieron coartadas con la construcción de la carretera que une el principio con el fin de la Manga del Mar Menor (Entre Cabo de Palos y Veneciola) pues entre San Pedro y La Manga donde antes se podía navegar, ahora casi se puede cruzar andando, y por supuesto el Canal de Marchamalo casi colmatado. Pero no debemos olvidar el relleno con estériles mineros contaminados de la zona del Vivero (300.000 m2) listo su plan para edificar 634 pisos, que antes era el hábitat natural para ovar y la reproducción de las principales especies marinas del Mar Menor. Por supuesto todo esto pasa por impedir los regadíos ilegales, y los usos de determinados fertilizantes en el área de influencia y por supuesto “CERO LADRILLOS” y en esto algo también tendrán que ver los ayuntamientos y sus planes urbanísticos, que también se nos estaba olvidando.

Es decir: Cero vertidos, cero ladrillos, abrir las golas (según criterios) y acabar con los regadíos y abonos prohibidos. ¡PUES NO! ¿A que conclusión han llegado? No sé yo si por el mareo de tanto viaje en helicóptero.

Respuesta: A la de crear una COMISIÓN (espero que en sólo uno de sus significados recogidos por la R.A.E.) para coordinar las diversas competencias y generar comisiones y más estudios. ¡Es decir! A aumentar la industria de cargos políticos y de asociaciones ecologistas, que de los primeros ya sabemos que a pesar de sus generoso pingües sueldos, otro gran “bocado” se lo llevan en las comisiones y a las asociaciones ecologistas, muchas de ellas de dudosas cuentas y casi todas sostenidas por la misma olla que a los políticos, generando si cabe un desastre -este si que va siendo insostenible- que sin duda y a pesar de las advertencias si que nos va a llevar al caos.

En estos casos yo siempre me hago las mismas preguntas ¿Quien gana pasta con esto? Y si un grifo pierde ¡A que coño vas a hacerte la foto en la pérdida! ¿Porqué no cierras la llave de paso?

Resultado de todo esto es haber convertido el Mar Menor en un MAR DE BABEL, donde todos culpan a los otros, ninguno asume responsabilidades, pero todos cobran a final de mes.

Y como todos los domingos a vuestra salud, en perjuicio de la mía y en favor del que sea el último responsable, no para cobrar sino para reaccionar, enciendo el puro y escribo estas letras, con la única excusa de enviar un fuerte abrazo a amigos y familiares.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba