Opinion_Actualidad

El petróleo más barato y la gasolina más cara, Ramón Galindo

Y con esto poco a poco, transcurrido el cuarenta de mayo, ahora sí que podemos guardar el sayo e ir sacando el abanico, porque el aire acondicionado y la gasolina son cosa de ricos. Esto me viene recordando que no ha mucho, apenas unos años (no llegan ni a diez) a un chico con coleta que hablaba no sé de qué de acabar con la pobreza y cosas así, efectivamente él vivía en un barrio humilde de trabajadores y su novieta trabajaba de cajera en un supermercado –bueno no trabajó mucho-. En poco tiempo a ella, sin más mérito que ser su hembra la situó en un importante cargo con un vertiginoso sueldo y prebendas, su cuenta corriente según su propia declaración de bienes al asumir un cargo público era de 6.823 eu. y en tan solo cinco años ha pasado a 629.969 eu. ¡Yeso que está pagando la hipoteca! El chico también progresa mucho, llegó a ser vicepresidente del gobierno y su astronómico sueldo se lo guardó e incluso los beneficios posteriores que de ello devengan, ahora tiene otro gran puestazo en una empresa con puertas giratorias o sin ellas, viven en una mansión con servicio y escoltas, tienen chofer y todo esto no les cuesta un duro ¡ESO ES ACABAR CON LA POBREZA! Pero con la suya propia. Ahora, también es verdad que han conseguido míseras pagas para mucha gente, pero que tampoco podrán poner el aire acondicionado ni pagar la gasolina, y además estas paguitas tienen caducidad y normalmente van ligadas a intereses electorales. Esto tiene dos nombres: Comunismo y populismo que normalmente van cogiditos de la mano.

 

 

En la época de Rajoy, al que tanta caña e insultos dimos y aún así tuvo la decencia de retirarse renunciando al sueldo de expresidente, aún con el barril de petróleo más caro que ahora, el gasoil costaba 0,90 eur, ahora más del doble, la electricidad a 56 eu el mw, ahora a 238 eu, pero no solo han subido los precios también lo ha hecho el IRPF, el impuesto patrimonial, el impuesto de matriculación y las comisiones bancarias. Pero deberíamos echar un exhaustivo vistazo a la fruta, la verdura, la carne y el pescado y darnos cuenta de dónde ha salido el chalet de Galapagar.

El Banco Central Europeo ha confirmado la subida de tipos de interés en el próximo julio y avanza que en septiembre habrá otra. Y que mensualmente necesitamos 6.500.000 de euros para pagar a los dos millones de enchufados en los 21.000 inútiles chiringuitos y el despilfarro de las 17 comunidades autónomas. Y todo esto mientras los universitarios tienen que trabajar poniendo copas y “las Lastras” de la vida sin apenas el graduado controlando el país.

¡Pero claro! Hablando de paguitas resulta que en Bilbao han pillado a un senegalés que ha cobrado más de un millón de pavos en ayudas mediante la picaresca. Y esto quiere decir que si han pillado a uno, es que habrá muchos más.

Así somos los españoles, preocupándonos por los tiroteos de los EE.UU que los ha habido toda la vida -y debemos recordar que los Yankees hicieron su país a golpe de Winchester y no ha tanto de ello-, hasta le han puesto nombre al fenómeno (AMOK). Aunque al mismo tiempo en Nigeria entren en una iglesia y acribillen a más de cincuenta personas de raza negra, pero si el muerto es de raza negra y aunque fuera en defensa propia lo mata un policía de raza blanca, inmediatamente nos vamos a enterar por supuesto del nombre del fallecido y vamos a tener puntualmente todos los detalles del proceso posterior durante años.

Decían que Franco cuando tenía problemas lanzaba una cortina de humo con el fútbol y así entretenía al pueblo distrayéndolo de determinados asuntos. “Estos” han debido aprender muy bien la lección y controlando los medios de comunicación nos mantienen apartados de la realidad y de la gravedad en la que estamos inmersos, mientras saquean nuestros bolsillos con unas consecuencias que varias generaciones venideras aún estarán pagando la deuda que se está generando. Decía un diario argelino en un articulo de opinión -no muy enterado de los protocolos democráticos, pero sí con algún acierto a su estilo de vida- que si el Rey de España no echa a Sánchez, ellos nos cerrarán el gas y los que no sabe el argelino opinante es que a Sánchez lo tenemos que echar todos los españoles o lo que nos van a cerrar son las bocas, tanto para comer como para hablar.

Y así como todos los fines de semana, enciendo el puro de los domingos que dedico a vuestra salud y en perjuicio de la mía y aprovecho para enviar un fuerte abrazo a amigos y familiares.

 

 

RAMON GALINDO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba