Opinión Deportes

El VAR da validez a un penalti ‘moderno’ y el Mallorca gana a un FC Cartagena valiente que mereció puntuar, Guillermo Jiménez

El VAR da validez a un penalti ‘moderno’ y el Mallorca gana a un FC Cartagena valiente que mereció puntuar

 

Sin ponerme medallas. Mirad, mirar (o no mirar, esa no es la cuestión) si no he visto yo encerronas en partidos de fútbol. Así que me dan ganas de decir aquí me paro y coloco una foto enorme de carbón y ya está. Corto y cierro. 

Se merece el VAR y la nueva reglamentación que torea al fútbol profesional que esta noche de lluvias aquí y en Palma y donde diga Roberto Barsero, merecen que yo me declare abiertamente  en huelga de ordenador caído, en  huelga de todo menos de hambre.  Evidente, mi teniente.

Como se dice en los discursos que luego son más largos que un día sin pan, seguiré diciendo que voy a ser breve y lo que salga, salga. El sol sale por Antequera, y el VAR se ha lucido esta tarde mojada en el Son Mox, que en mallorquín me dicen es laCasa del Gato. Y sí, allí en ese coqueto estadio, por lo que comenzaba escribiendo de las encerronas, el sol alumbró al endemoniado VAR, que reparte errores con un salero, a lo que salga, y esta vez Rubén Ávalos Barrera, el colegiado principal, la hizo  (sin querer) dando validez a la mano involuntaria de un cartagenerista en el área del Chichi Zola. Un tal Jiménez lo calvó en la red, el balón.

Jiménez, de los colorados lanzó un bombazo en la ejecución del castigo y así el conjunto bermellón se reafirmó en el liderato, alcanzó la suma de 70 puntos, una burrada con ocho mil rebuznos que se oyeron en las playas de Pollensa y Formentor.

No le echaré la culpa a Castro del fracaso en Palma (2-1) aunque se trabajó para puntuar, pero el gafe del número de los goles que lleva le hizo errar al canario en una ocasión a huevo (18′) al cruzarse el gato negro de Son Mox. Su pelotazo fue alto.  Bien es cierto que, para disimular, el VAR anuló un gol a los mallorquines por fuera de juego de 3 centímetros y medio.

DELMÁS, LA SORPRESA

Luis Carrión nos ofreció, un poco a lo Borja, una rotación sorpresa, de salida en el aperitivo del encuentro: Julián Delmás, dorsal 22, jugaba de inicio en banda derecha por delante de DavidSimón, y ambos fueron mentalizados por el míster para formar una SIL (Sociedad Ilimitada) en aras de la causa que era continuar batiendo gigantes (el último el hermano Leganés) como el que lava en esta Liga loca, loca, loca en la que, como en la tómbola, siempre toca: cuando no un pito una pelota. Y eso quiso que le tocara Eladio Zorrillo, protagonista. Y le tocó pelear (dentro de un orden) con el que se pusiera por delante.

Pero lo que falta no es equipo, que lo hay, sino que además te consideren justamente. Y erre que erre, el comentarista de turno en Movistar Liga 2 sigue soltando la letanía del kiriequébuenoeselMallorca. ¡Amén! O, siguiendo con la tele de pago, qué lastimica de Efesé que le ha costadoperder hoy por un penalti moderno. De esos penaltis que van a ser revisados. Pero mientras perjudican y lastran la ejecutoria de un club que quiere salvarse en los campos de juego. No es ningún okupa, señor Tebas de los collons

He dicho, muy  contenido, amarrado voluntariamente a una silla por mi vecino del cuarto B , y con la mordaza voluntaria puesta en mi casta boca, que el menda jamás dice improperios, salvo kabrón y jolines.

Y EL LUNES PIERDE EL ALKORCÓN Y TODOS MÁS TRANQUIS

No puede ser y ya no aguanto más. Me quema la silla, me quema este fútbol, me quema todo. Mañana será otro día y veré por la tele cómo el Alcorkón pierde en su campo ante el Mirandés. Lo siento por Ankeloti, el míster alfarero.

El que no se consuela es porque no le da la gana.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba