Opinión Deportes

En Alcorcón. Mientras los amarillos se jugaban la vida, el Efesé olvidó que para vencer hay que hacer goles (1-1), Guillermo Jiménez

El que la sede social de la AD Alcorcón esté en calle Las Vegas, 3, no quiere decir que este domingo 12-D los jugadores amarillos se jugasen a la ruleta los puntos con el FC Cartagena. Todavía con más moral que el Alcoyano, que ya es decir, los alfareros pelearon como si en juego estuviesen seis o siete puntos. Hasta hubo sus piques y a Álex Gallar le dieron sendos estacazos Forniés, ex Cartagena, y después Carlos Hernández, de los de llamar al 061. Gajes de este oficio, don Tarsicio.

Quienes pudiesen pensar que el partido, seguido por cerca de un centenar de efeseros in situ, era pan comido para el Efesé, por la diferencia de 17 puntos entre el décimo equipo de la Smartbank y el farolillo rojo luz LED, iban dados.

Ya se vio que con el 1-1 el castigo divino cayó  del cielo sobre los dos. Sí; los dos iguales como los marguales. El Alcorcón no sale de pisar el suelo asquerosamente pantanoso, y sin botas adecuadas de esas que llegan hasta las ingles. Y el Efesé, en otro papel más finolis, técnico y armonioso, con el toca-toca y vuelve a tocar, dominando más. acabó (me asombro) los últimos minutos defendiendo el empate en su área. El mundo al revés. Y eso que el árbitro sevillano tenía prisas y solo dio 3 minutos de alargue, porque digo yo que querría pillar el AVE de las 20:25 para el regreso a casa.

LA POSESIÓN DEL BALÓNFUE DEL CARTAGENA, PERO…

Los de blanco y negro tuvieron más tiempo la pelota en su poder (el 64% por el 36% de sus rivales), si me fio de los  datos oficiales, que ya no me fío ni de la camiseta albinegra que llevo puesta. Pero es inevitable que lenguas viperinas comentasen en la puerta del café bar del Loro de calle Santa Florentina que el Cartagena se reservó un pelín en Alcorcón para el partido de Copa del Rey ante el Castellón el miércoles 15. Yo no lo creo así.

Yo lo que comprobé a mis escasas entendederas, por el retardo que me corroe,  es que la mayoría de centros enviados desde los laterales al área madrileña esta tarde se paseaban y se pasaban de rosca. Además  a esos balones (que para más inri hasta eran amarillos)  no llegaba nadie con la saludable intención de rematar a gol. Y si se aproximaban ocurría que despejaban los defensas amarillos o es que no había más albinegros en el área para enchufarla. De paso el colegiado creo que se pasó de vez en cuando pitando «peligro». ¿Se me entiende?

Peligroso de verdad fue Zarfino en un remate muy fino y con mucha cabeza. Ya en el Extremadura, que nos fastidió el ascenso, le llamaban el Camoto, como Camotín con todo el cariño le decían a José Antonio Alonso, ex alcalde de Cartagena

Rubén Castro estaba desaparecido en combate y sin esa décima de segundo que sí tuvo otras tardes en velocidad de reacción. Esta semana se pondrá las pilas de Moreno Boluda. Su relevo, el del Pichichi del equipo  (72′) fue Ortuño, con poco tiempo para entrar en calor,  y tampoco el yeclano batió a Dani Jiménez. Lo hizo Cayarga (36′) para igualar el 1-0 de Pablo Vázquez en propia meta en una jugada con errores de parvulario (Delmás, Delmás, no lo hagas más!)  y malísima suerte para goce del Alcorcón, que debe de llorar por su situación más que en cualquier novela turca televisada (España invadida), donde gime hasta el gato.

El gol  de esta tarde por parte local se lo atribuyen a Marc Gual, pero yo vi lo que vi y no entiendo de adjudicaciones a la carta.

El Alcorcón, con una ristra de doce campañas consecutivas en Segunda, ya se ganó las simpatías de todo el mundo, menos las de los madridistas a los que humillaron, cuando el 27 de octubre de 2009 en eliminatoria de Copa del Rey el Real Madrid cayóbarrido por 4-0 en el Santo Domingo, ora pronobis. 

Como era un pulso a doble partido, en la vuelta en el Santiago Bernabéu el Madrid no pasó del 1-0, una tormenta de frustración se metió en las cabezas de los merengones que veían factible ganar por 5-0 Naranjitas de la china, la china, nachina, nachina… Aquel día jugaron con los blancos futbolistas como Benzema, Raúl González, Van der Vaart, Marcelo, Arbeloa y otros. Y el Alcorcón era entrenado por Anquela al que esta misma campaña en curso le dieron la patada mecánica en el trasero el 18 de septiembre pasado.

 

EN EL DÉCIMO PUESTO Y A ESPERAR AL MIRANDÉS 
Pero estamos en lo que estamos y es el 1-1 de esta tarde lo que ocupa y preocupa. Miro la tabla general y me entra una alferesía leve y breve cuando compruebo que, en caso de haber vencido en el Santo Domingo, el Cartagena habría avanzado tres puestos en la general superando a Burgos, Girona y Oviedo. La culpa de que no haya sucedido así no es deLuis Carrión, aunque el míster sigue mostrándose roñica repartiendo minutos en los cambios.
No vi al equipo mal-mal pero tampoco bien-bien. Del 0 al 10, van que chutan con un 6. Cierto que la cosa pudo terminar peor si el Alcor hubiese marcado el 2-0 enseguida, que pudo suceder. Porque se ratifica que en los desplazamientos la respuesta no es la que se da en el Municipal Fortín del Cartagonova. donde el domingo 19 hay que recibir con un buen horario (18:15 horas) al CD Mirandés, una escuadra que utiliza mucho los automatismos y en la que una de sus mejores piezas es un muchacho de Alguazas llamado Víctor Meseguer. Lo ficharon los de Anduva por cuatro perras para el Murcia y le van a sacar el jugo al chiquillo, porque va a ser traspasado.

_________________________________________________________________________________

EL LORQUINO JUAN HERNÁNDEZ ES PICHICHI DEL ALCORCÓN

Autor de 3 goles, Juan Hernández es el máximo realizador de la AD Alcorcón, el equipo al que peor le va este curso en la Liga Samartbank. De 27 años de edad, tuvo su cénit al jugar en Primera con el Celta 87 minutos en la campaña 2019-20 pero no pudo sostenerse en la élite. Porque en la siguiente tuvo en el Sabadell una buena temporada, con una treintena larga de partidos, pero el equipo descendió y ese problema desencadena también una bajada en el caché del futbolista, al menos si no eres Stoichkov, por el que se encaprichó el Éibar que pagó por su pase un capital interesante,

Juan Hernández.

En 2017-17, Juan Hernández se enfrentó al Efesé en eliminatoria de ascenso a Segunda con el Celta B que ganaron los de Alberto Monteagudo. Tras un 0-0 en Galicia (campo de Barreiro) se registró un 1-0 en el Cartagonova, gol de José Gaspar, un cacereño exherculano, que apenas hizo cosas relevantes dealbinegro en la temporada. Catorce tantos marcó Juan Hernández en el filial celtiña esa temporada, dirigido por Rubén Albés, hoy preparador del Lugo y con pasado en el UCAM Murcia CF.  Nunca en todo su historial estuvo tan certero el de Lorca ante la portería.

_____________________________________________________________________________

CARTAGENA ACTUALIDAD
La Web Amiga

 

_______________________________________________________________________________

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba