Opinion_Actualidad

“Mascarilla no, bozal sí”, Ramón Galindo

“Mascarilla no, bozal sí”

Y con esto poco a poco esta semana en el Pleno del Ayuntamiento de Cartagena, coincidiendo con los prolegómenos de la horterada del Hallowen vuelve muy en su tenebrosa línea el “show-man” de lo tétrico, solo le faltó comprarse la gomilla, pues la careta de la mala educación -más bien careto- la llevaba puesta. Vomitando más humo y cenizas que el Cumbre Vieja, quizá por no soportar más de dos horas de trabajo seguidas, (esto ya es público y notorio) pues no sería la primera vez que durante los plenos municipales -por lo que cobra- se le ve de cafeteo por las terrazas de los bares en los aledaños consistoriales. El agobio le hizo mella y presentando unos síntomas muy definidos y característicos, bien de pasarse de una cosa, o carecer de otra, el susodicho volvió a hacer alarde de ello. Y si ahora mismo y desde el móvil que mientras me fumo el puro de los domingos, tecleo estas letras y consulto en internet, recurro a demostrados e inteligentes pensamientos, a lo que añado un humilde e improvisado de mi cosecha:

“Los insultos son una mezcla de rabia y falta de argumentos”. Anónimo.

“Las injurias son los argumentos de los que no tienen razón”. Jean Jaques Rousseau.

“Quien insulta pone de manifiesto que carece de argumentos”. Garcilaso de la Vega.

“Cuando la capacidad intelectual falla, los carentes de la razón, que aunque la tuvieran, recurren al insulto, donde de haberla tenido la pierden”. Mío.

Pero sabedor que la impunidad del sistema les protege, amparándose en una zafia cobardía que por estos tiempos tanto defiende a estos tipos actúa de este modo.

Y ya, hasta el más hambriento de sus escándalos circenses, dentro de sus seguidores empieza a estar harto de zafiedades sin fundamento y sabiendo que él mismo está inmerso en el politiqueo que le lleva a cobrar más de lo que debe de las arcas del ayuntamiento para sus bolsillos y que de hecho tiene que “amoquinar” al pillarlo; de recompensar con favores a sus estómagos agradecidos y de camuflar su fortuna y negocios con cambios de titularidades para seguir enriqueciéndose de la política a cambio de sus bochornosos espectáculos de maleducado y misógino, haciendo buena la leyenda de los cánticos del populacho enemigo de nuestra Tierra.

El daño que López con sus cobardes brabuconadas está ocasionando a Cartagena, poniéndonos a la altura caricaturista de los leperos, -pero sin gracia alguna- lo seguirán pagando los cartageneros de las próximas generaciones.

Pero no es menos cierto, que muy parados han estado los ofendidos, en la defensa de tan grave agresión verbal y provocantes aspavientos, de quien en vez de abrir las ventanas y llevar mascarilla, mejor le vendría un bozal, y quien tantas coces por la espalda y a traición reparte -que por ello sí está condenado- no le vendría mal una ración de la horma de su zapato, cosa que ni desde el PP, ni PSOE, ni Ciudadanos hasta ahora han sabido aplicarle, y que sin duda como al chulo del patio del colegio, cuando se lleva la primera, se le acaba el cuento.

Y a quien desde luego no solo bozal, sino grilletes y cadenas le han faltado ha sido al autor del crimen de Lardero en La Rioja.

La prisión permanente revisable recordemos que en marzo de 2.015 toda la izquierda votó en contra. Ahora este tiparraco convicto por violación y asesinato no hubiera matado a este niño. Ahora que ningún socialista o podemita venga con la indignación ni con los pésames.

Y así acaba na semana, con un G-20 incompleto y Sánchez de oyente en busca de la fotografía con Biden, esta vez ha superado los 20 segundos. Mientras tanto se preocupa por el clima, se mantiene en un gobierno cuyo control de los presupuestos permanece en manos de las exigencias de independentistas y amigos de asesinos, y que nos ha abocado a pasar de multiplicar por 10 el presupuesto de chiringuitos de igualdad, que se han incrementando las violaciones en un 66% teniendo como agresores en su mayoría a inmigrantes ilegales, de los del “welcome” y paguita; la mayor subida de precios en electricidad y carburantes de los últimos 30 años, convirtiendo lo esencial en artículo de lujo, y cediendo el bienestar a la casta política.

Y a vuestra salud y en perjuicio de la mía, fumo el puro de los domingos y escribo estas letras con la única intención de enviar un fuerte abrazo a amigos y familiares.

Publicaciones relacionadas

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba