Opinion_Actualidad

Montanaro: DEL MUNDO Y SU VANIDAD, ESPAÑA NO ES UN PAÍS DE HÉROES, SÍ DE MANIPULADORES INEPTOS

DEL MUNDO Y SU VANIDAD, ESPAÑA NO ES UN PAÍS DE HÉROES, SÍ DE MANIPULADORES INEPTOS.

No pretendo dejar mi mensaje en mente ajena, pero fuimos, somos y seremos manipulados por circunstancias críticas y tétricas que nos arroja está pandemia selectiva pues, no conozco político ni rico caído en esto que llaman batalla. No, en este país no hay héroes ni heroínas, hemos aplaudido quizás una quimera manipulada e inducida por respeto y agradecimiento, un efecto hipnótico de un estado de soberbia solidaria, que no es mala, pero es irreal, los sanitarios, bomberos, militares, policías, limpieza, supermercados, no hacen más que cumplir con su trabajo, trabajo más o menos agradecido y más o menos gratificante y eso no es heroicidad, trabajos que a veces tiñen de oscura melancolía y tristeza el alma, sin duda, trabajos que a veces nos frustran y trabajos que, gracias a los verdaderos protagonistas de este estadio depresivo cívico están mal gestionados y dejan a los trabajadores a expensas de peligros que deberíamos evitar, por ejemplo la desesperanza manifiesta de un gobierno absurdo y amoral que ha flirteado con la pandemia en beneficio propio y en detrimento de los que ahora sí, han sido y son valientes enfrentándose a su trabajo en condiciones penosas y subsidiarias de un tribunal ético.

 Si algo sin duda ha descubierto la pésima gestión de la pandemia ha sido a los inútiles, a los ineptos y soberbios que son nuestros dirigentes en su trabajo y a una clase política chabacana, vulgar y ordinaria en flagrante negligencia que diría casi penal y dolosa, estamos gobernados por inútiles sinvergüenzas tanto en Moncloa como en las comunidades autónomas y esta de Murcia aglutina la ineptitud más radical en su consejeros y presidente. Lo de Moncloa no tiene calificación moral. Resumiendo, su actitud y aptitud con hechos consumados es, la injerencia con la población coartando los derechos constitucionales básicos, la libertad. La gestión deficiente de la pandemia desde su inicio, enmascarada por una chabacana propaganda permanente dónde han despreciado a los 6 millones de parados incluidos los del ERTE, el millón de empresarios de hostelería que sumaran a las colas del paro con los cien mil negocios cerrados mientras, estos impresentables se han subido el sueldo, han atacado a los valores constitucionales y morales con la Educación y la Corona, con el Consejo del Poder Judicial que quieren sodomizar en su beneficio fatuo, han subido la energía en época crítica, el IVA y demás impuestos como si estuviéramos en pleno desarrollo económico y han dado en esta pandemia suculentas mordidas económicas y millonarias a fariseos adeptos a sus preceptos social comunistas como feministas, migrantes, independentistas y radicales y demás marketing social comunista con millones de euros, mientras se han subido descaradamente el sueldo, piensan en bloquear y cercenar en un 6% las pensiones haciendo teatro con el tiempo cotizado, ningunear con los ERTES a empresarios y trabajadores y además los están explotando, sangrándoles en época de necesidad, al contrario que Europa, donde todos los países están cuidando el trabajo, a los autónomos y empresarios, aquí se les vapulea, se les arruina y se les condena al destierro de la pobreza, cosas del vademécum comunista en contraposición de los allegados al sistema social comunista que nadan en la abundancia.

Hay una lucha imponderable de la sociedad, la lucha contra el despotismo de este gobierno en particular y de los anteriores en general, hay una lucha contra la propaganda y la malversación mortal a la que hemos sido y somos sometidos, se gobierna y legisla con el COVID en beneficio de la hoja de ruta comunista sin sonrojo ni cortapisas pero, este país es como la Corbeta Cazadora que, incluso desguazada y medio moribunda, con apenas casco se resiste a desaparecer y así ha sido la historia de está España, a pesar de estos impresentables y cobardes trileros, no hay héroes, hay gente que cumple con su trabajo y esta clase política, Sánchez, Iglesias, Lastra, Ábalos, López Miras, Segado o Conesa, Arroyo y Castejón,  y una interminable lista de subsidiados del bocadillo de rancho, no han trabajado en su vida, no han pasado frio en velas nocturnas, no han pasado frio en la mar o en el campo, en la ganadería o en la vendimia, no han levantado una persiana y no han visto su mesa vacía de alimentos en la frustración de un empresario caído, pero siempre tendrán a Tezanos para mendigar mercadeo y a Redondo para la propaganda.

Todos se pliegan ante las eléctricas para no bajar la luz, mienten más que hablan, esconden los decretos dónde el dinero que quieren que desaparezca para un control total en este nuevo orden mundial, ya los sindicalistas pagaban las mariscadas con tarjetas “Red” y los socialistas andaluces las putas y la droga con tarjetas “Pink and White”, el resto no importamos ni nuestra privacidad, como la vivienda o propiedad privada. No olvidemos nuestra capacidad de aborregamiento, entramos hace 20 años en el “euro” dónde se han doblado los gastos, pero no los ingresos y lo hemos aceptado como borregos, una barra de pan cuesta hoy 186 pesetas, por ejemplo, comparen.

Tenemos el dilema estúpido de la vacuna, ¿será útil y efectiva, tendrá contraindicaciones?, al final da igual, el sistema nos acorralará y todos tendremos que subyugarnos a ella, a oscuras y ciegos, como en una cerca nos cercan y hostigan, no podremos viajar sin vacuna o trabajar o hasta pasear si no estamos vacunados, rehenes del sistema, poco a poco la capacidad básica de nuestro ser de nuestra libertad, se ve mermada. Para ello establecen un silencioso ataque a la libertad de expresión vomitando mierda adornado d mentiras y manipulaciones en cadenas compradas, todas y silenciando a VOX, éstos, a pesar de sus desavenencias internas son sus principales enemigos, tienen muchas claves para derribar este régimen comunista que los de Iván Redondo saben y la única manera es ignorarlos, despreciarlos y criminalizarlos.

Como decía Isabel Sansebastián, ¿sobrevivirá España a Sánchez e Iglesias y a este desorden comunista? A pesar de haber más tontos que gotas de lluvia en Galicia, seguro que sí.

Coronavirus para desayunar, para comer, para cenar. Sánchez con sus monólogos en un sainete de mentiras y farsas, el de sanidad haciendo campaña política y el del vino viviendo del cuento sin despeinarse, claro está, el moñas de Podemos que voceaba la indecencia de impuestos en su casoplón de Vallecas…, o Galapagar, con escolta y ya millonario provocando al país y a los honrados españoles ignorando sus responsabilidades, sin vergüenza ni rubor, él si es una vergüenza para este país, y que este país tenga este gobierno es una vergüenza. La incompetencia es el denominador común de esta clase política actual. Nos hemos convertido en rehenes de nuestro propio estado gobernados por sinvergüenzas mentirosos trileros y miserables tragaldabas repartidos en 17 taifas y con un gobierno de disminuidos morales y minusválidos éticos.                             

La vanidad es como un espejo que nos devuelve una imagen irreal de quien somos y es testigo de nuestra propia hipocresía. La vanidad nos hace promesas que no cumple y cuando nos damos de bruces con la realidad hay que pagar una factura muy cara. Nos encierra en un castillo de cristal, algo irreal que no existe. Fray Luis de León nos compara la vanidad con un soldado que va a morir y se da cuenta de que en ese instante que realmente, a los poderosos sólo les importa mantener su status y su economía y que su muerte no significa nada, ¿les suena? La propia vanidad del soldado lo condujo a una muerte que no será recordada por quienes lo enviaron a luchar.

Ojo, la vanidad no sólo afecta al poderoso, a estos gobernantes de plastilina, moldeables y maleables, también afecta a las escalas sociales más bajas, que envidian al que rige, al que vive en la corte y cuya ocupación es la de pagar impuestos y mantenerlos.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba