Opinion_Actualidad

Mucho minuto de silencio y luego se alían con los asesinos, Ramón Galindo

Y con esto poco a poco y como ya viene siendo habitual, nos venden como cosa normal halagar a los asesinos. No solo que pronto veremos calles con los nombres de los que mataron niños e inocentes, sino que además tendremos que compensarlos económicamente. Pero esto no es nuevo, el Oeste Americano se hizo así. Se contrataban pistoleros que asesinaban al sheriff, a pastores y colonos, y se recompensaban a los asesinos con dinero e incluso con puestos de poder. ¡Pues aquí igual! A Sánchez le es más válido pagar a criminales que los votos de los propios socialistas que sabiendo que “el rey de las mentiras” sumiría al país en la ruina en la que lo va a dejar y no le dieron la mayoría para gobernar y los socialistas que le votaron no creían que la vileza llegaría tan lejos como para manchar de sangre sus votos, con los asesinatos de ETA incluso de sus propios compañeros de partido.

Y ahora nos vienen con palabrerios y términos geopolíticos, geoestratégicos o macroeconómicos de los que ninguno tiene ni puta idea, incluido su ejército de asesores, de los que apenas un puñado suman el bachiller y menos de ellos tienen algo apuntado en su vida laboral, y que todos estos puestos, no nos engañemos que solo son recompensas, como las de los matones del Oeste. Por ello, para acabar con la inflación, lo primero no es subir impuestos, sino recortar gastos, de esos superfluos de verdad, no como cuando así tachó el presidente al Ministerio de Defensa y ahora no tiene más “güevos” que duplicar su presupuesto, aconsejado por Biden para que los vecinos de abajo no nos hagan un Dombás, pues por primera vez en la historia y a pesar de cumplirse el 20 aniversario del Perejil, donde se le enseñaron los dientes al Mojamé, hoy Sánchez los tiene cabreados a todos, argelinos, marroquíes y saharauis, que ya entre ellos nunca se llevaron bien y esta presión solo puede servir para que se unan, pero no por su bien, sino por nuestro mal. Sino todo lo contrario, lo que tiene que hacer es menos ministerios, de los superfluos de verdad y menos viajecitos de niñería.

Pero lo más gracioso es que nos vienen con la inflación, es decir: Que el Estado tiene más gastos que ingresos, pero que la mayoría de gastos son producidos por el derroche de suéldazos y viajes turísticos como el de las cuatro “niñatas acayetanadas” a Nueva York en avión privado, que no dudaron en presumir de sus compras por Manhattan –porque sus ingresos se lo pueden permitir- y encima lo más probable es que cobrarán dietas. Dicho esto, y que no nos cuenten milongas de la Guerra de Ucrania, con el petróleo más barato nos venden la gasolina más cara y ahora también, Sánchez haciendo bueno el dicho de que “cada vez que habla sube el pan” no había de terminado de anunciar sus impuestos especiales a las grandes empresas, excepto a las que tienen puertas giratorias ¡Claro está! cuando el IBEX 35 estaba arrastrándose por la moqueta de la Bolsa. Y por supuesto y más importante ¿Quién va a pagar esos súper-impuestos? La respuesta es muy sencilla ¿Los que estén enganchados ilegalmente a la electricidad? NO, esos no ¿Los que viven de subvenciones? NO, esos tampoco ¿Los que tengan ahorros o planes de pensiones? SÍ, esos sí ¿Los que trabajen y paguen IRPF? SÍ esos también ¿Los que se suben gratis a las siete de la mañana en el tren de cercanías para ir a trabajar? SÍ, esos también, porque lo de gratis ya lo veremos, que los maquinistas también cobran y el mantenimiento del transporte ferroviario no es barato.

Como Sánchez aplica tan bien los dichos, le recordaré uno: “La banca nunca pierde” y, es más, me atrevo a predecir y desde aquí me comprometo a anunciar que, dentro de unos años, no muchos, veremos a las lastras colocadas en esas grandes empresas, tal y como cuando Pablo Iglesias dijo que siempre viviría en su barrio y que no había derecho a que se cobrarán tales o cuales sueldos los mismos que ahora él y su mujer superan con creces.

Y vista esta industria política, que algo tendrá. que quienes se enganchan de la teta no la quieren soltar, y que Yolanda no para de darle vueltas a su suma, y dice suma porque no pasaron de las cuatro reglas, incluida la de tres, que también quieren quitar, pues queda demostrado que para ser jerifalte del gobierno no les hace falta, y para no perder comba, aunque para ello les dé también el visto bueno a los pactos con los representantes de los asesinos, porque está tan feo eso del maltrato y el machismo, y molan mucho esos minutos de silencio en las escalinatas de las instituciones, que luego se lo pasan por el moño y firman acuerdos con los que asesinaron niños a tiros y bombazos.

Y así alcanzamos este ecuador de Julio, que tan caluroso como los que no tienen memoria y no retienen en la memoria más allá de lo que comieron ayer. Y por tanto a vuestra salud y en perjuicio de la mía, enciendo este puro de los domingos y aprovecho para enviar un fuerte abrazo a amigos y familiares.

RAMON GALINDO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba