Opinión

TODO EMPEZÓ EN CARTAGENA

TODO EMPEZÓ EN CARTAGENA

Y con esto poco a poco, una vez superado el cuarenta de mayo ya nos podemos quitar el sayo. ¿He dicho “podemos”? corrijo, esa palabra ya está demodé. En los últimos años había dejado de gustarme, siempre consideré y aquí dejé constancia de ello, que no era más que una forma de “decorar” el comunismo, llámese Izquierda Unida, llámese Podemos, llámese Más País, Ecuo, Verdes, Unidas Podemos, juntas o separadas, no podemos más, En Comú Podem o podem sin comú, Compromís o compro más, Drago Canarias o paparajote murciano, Chunta Aragonesa o chuto y meto gol, peroflautas unidos, Batzarre de Navarra o espárragos de Utrera, Ara Més, después menos, Iniciativa de un pueblo o de otro, polvorones de la Estepa, piononos de Loja, miguelitos de la Roda, borrachuelos malagueños, filloas galleguiñas y cordiales de Torre Pacheco. Ahora se llaman ¡SUMAR! Aunque muchos de ellos no pasan de ahí, de sumar ya que sus estudios no llegaron ni a las ecuaciones de primer grado, que todos sabemos que se resolvían por igualación, reducción y/o sustitución. Y ahí está Yolandita, igualándose a la más pija del Barrio de Salamanca, sustituyendo a quienes duden de su liderazgo y reduciendo al olvido a quien le pueda hacer sombra. Su plan es muy sencillo, su agencia de colocación es ella quien la dirige ¡y punto! No es más que un comunismo Bolivariano disfrazado de progresismo al que el electorado, ya en clave nacional, ha dicho ¡NO es NO! Pero ella erre que erre, no quiere volver a los jeans rotos y las alpargatas sucias y con los cordones deshilachados, y el pisito alquilado de las afueras del Ferrol, pues le ha tomado el gusto al casoplón de Madrid, a la peluquería de lujo, a las sedas y rasos de la vestimenta de marca y a los tacones de finas pieles cosidas a mano rematadas en hebillas doradas. Pero esto es lo que permite el sistema, que analfabetos estén en los escaños haciendo leyes que ponen a los delincuentes en las calles y cociendo a impuestos a los que trabajan para que ellos puedan permitirse sus lujos, mientras la juventud preparada, con estudios, masters e idiomas rebusquen en las bolsas de trabajo para poner cañas y tapas de ensaladilla en los chiringuitos de playa, luego sucede que, aunque miles de memes coloquen a los ex cargos y ex cargas públicas de nuevo de cajeras o con los bolos en los semáforos, nada de eso va a suceder, esto no es como en el ejército, aquí los servicios prestados se pagan, no te pongo en las listas pero luego ya si eso te coloco aquí o allá, con menos visibilidad pero que te lo sigas llevando calentito ¿Apostamos?

       Y ahora Yolandita, no le eches la culpa del SÍ es SÍ a tu coleguita de escaño, que buen abrazo os disteis cuando la aprobasteis con la ayuda del PSOE que ahora se quieren atribuir el mérito de haberla corregido, bastante a destiempo, por cierto, pues todos los reos que aún quedan por recurrir sus sentencias aún están a tiempo de acogerse a vuestro error.

       Y por supuesto pasará lo que viene pasando, que ya puede Sánchez dormir tranquilo o no, pactar veinte veces o las que quiera con terroristas, aumentar la edad de jubilación o romper la hucha de las pensiones, indultar a quien dijo que no lo haría, que en la calle no se mueve ni un esparto mientras los sindicalistas tengan su ración de gambas, después ya me lo contareis.

        Pero lo que es más cierto y verdad, es que tal y como el Presidente de la Asamblea murciana declara hoy en prensa, todo empezó en Murcia, (aunque yo corregiría a Alberto Castillo, pues la Asamblea está en Cartagena y otros detalles que a continuación relato). Inés Arrimadas desesperada como la canción de Marta Sánchez, intentando salvar los muebles del incendio, creyó en los aires de grandeza de una monísima y despechada Ana María Martínez Vidal que le había prometido el bastión murciano con ayuda del PSOE y que con <<y no es cachondeo>> las mentes pensantes de Redondo y Cuadrado pensaron hacerse en un pis pas con la piel de toro política, empujando a Castilla León, a Madrid y a Andalucía al precipicio socialista y de ciudadanos y lo único que consiguieron Vidal y Arrimadas, fue quemarse en la hoguera de las vanidades, reduciendo a cenizas a ciudadanos y abrirle la puerta del éxito a Ayuso, que avisada por un pajarito pudo disolver la Asamblea de Madrid que por minutos venían “los otros” detrás con la moción de censura. Y esto obligó al de la disimulada jorobita a cortarse la coleta, a Redondo lo despidieron de la fontanería de la Moncloa, a Cuadrado también le dieron el finiquito y toda esta operación plomística fue contrarrestada desde una cocina donde, entre un poco de vodka con naranja y cerveza sin alcohol y los teléfonos echando humo, y seré franco, consolando alguna lagrimilla que se deslizaba por cierta mejilla se coció el guiso que permitió este “aquí no pasado nada” y esa cocina estaba en Cartagena, sé de lo que hablo. 

        Entre esto y el “que te vote Txapote” Sánchez tiene ya poco que hacer, ni sus barones acuden a su llamada y Yolanda con su chupipandi perroflautera llamando fachas a todos los que no piensen como ellos, excepto a su amiguisima y a Echenique que les dedica esta cantinela que entre “navajás” traperas, entre palmas y alegrías <<ya lo cantaba Lola Flores y Carlos Cano>> “cantaba la Zarzamora, se lo pusieron de mote porque dicen que tenía los ojos como las moras…” al final de la historia, toda una tragedia “llorando por los rincones, ella que siempre presumía de que partía los corazones, todos terminaron dándole de lao al saber del querer desgraciao que embrujó a la Zarzamora”.

      Así acaba la semana, enciendo el puro de los domingos, hoy en honor del Tiburón de Mazarrón y para vosotros a vuestra salud y en perjuicio de la mía entre los sabores del café y el aroma del habano, aprovecho para enviaros un fuerte abrazo a amigos y familiares. 

RAMON GALINDO