Opinión Deportes

Para el Cartagena ‘La Liga de los Pobres’ comienza el lunes 30 en La Romareda, tras los dos primeros ensayos, Guillermo Jiménez

Para el Cartagena ‘La Liga de los Pobres’ comienza el lunes 30 en La Romareda, tras los dos primeros ensayos

 Ya, al primer tapón zurrapa. Kataklack, se lesionó Nacho Gil a los 6 minutos escasos y lo relevó Ortuño. Malos augurios. Más adelante se aparecería en el Alcoraz el aura del Pupas del Efesé, que parecía desterrado desde que Marc Martínez paró en Málaga el penalti del ascenso a la Smarbank el 18 de julio de 2020.

Creo que, tras el leñazo en Huesca, ya vendrán tiempos mejores para el FC Cartagena. De momento ya han llegado los primeros disgustos de la temporada, como en tiempo de la mejor cosecha las verdes sandías con la mejor pinta que, una vez abiertas a vil cuchillo, presentan el también mejor color, rojo camiseta del Real Murcia, que en paz descanse y se recupere en Segunda RFEF.  Una vez catadas (las cucurbitáceas) están asquerosamente malas, nada dulces y para lanzarlas al cubo de la basura desde la esquina de la cocina haciendo canasta de un triple a lo Pau Gasol.

El calendario de La Liga nos metió de sopetón (la madre que lo parió) en una trampa china, inmersos en la Liga de los Ricos, la de los millonetis a gogó.  Así  fue que, en vez de subírseles a las barbas talibanas del UD Almería y después de la SD Huesca, los jugadores del Mentalista Luis Carrión solo pudieron escalar a los tobillos de sus contrincantes.

En esta desconcertante situación voy y me agarro al famoso Calendario Zaragozano, editado por primera vez en 1840 por un listo astrónomo, y tiene, el librito de media cuartilla y precio asumible, fama de mentiroso; a ver si predice algo bueno para el lunes 30 de agosto,  que en teoría es cuando debe arrancar la Liga de los Pobres, en la que también se encuentra metido Juan Ignacio Martínez, alias JIM, quien tiene un monumento hecho con sal de Torrevieja cerca de la Pilarica por haber salvado de la caída a 2B a los maños. El espectáculo en La Romareda lo ofrecerá el penúltimo día de agosto, en directo, GOL TV, es decir que si hay nuevo repaso lo verá más gente que nunca, y si no lo hay, también.

UN CÓRNER ENVENENADO POR MARC MATEU
El venidero partido en Zaragoza tiene su morbo. Será otro encuentro de la serie de ex. Julián Delmás vuelve a su tierra para demostrar que se equivocaron al ponerle puente de plata para salir, y ahora mismito se encuentra el chico estigmatizado por el autogol frente al Huesca en el Alcoraz, para alegría de los 3,375 aficionados que acudieron.

                                 Marc Mateu, un valenciano que descendió con el Castellón. 

El mérito (mala puñalá le den…) fue de Marc Mateu que saca los córneres una vez barnizado el balón con cianuro, que huele a almendras amargas. El veneno que prepara el Coletas del equipo altoaragonés, por su efecto inmediato, es mortal de necesidad. Delmás, colocado en el primer palo,  peinó patrás la pelota a la red. 1-0. Pero es que antes los azulgrana pudieron meter la del pulpo.
Y siguen los regalos…Criaturicas inocentes, pobres chiquillos.
Malo, malo, malo el partido para el Efesé y despiadadas, despiadadas, despiadadas las críticas surgidas desde las redes que enredan. El fútbol es tan cambiante, como un ejército de veletas rendidas al albur de los vientos, que a estos muchachos pasados a cuchillo por perder como perdieron, los veremos siendo aplaudidos y a no tardar mucho. Zaragoza es una oportunidad.

Julián Delmás quiere reivindicarse en su casa.

Detengo el partido del Alcoraz en el minuto 56 y me recreo en la mejor jugada del Cartagena en toda la noche: el chutazo del cuarentuno Rubén Castro que dio lugar al único paradón de la jornada por Andrés Fernández. De entrar la pelota habría sido el 1-1, porque el infortunado 2-0 llegó siete minutos después. Por culpa del chutazo de Seoane desde fuera del área. Marc Martínez ni se enteró. Ni se movió el portero titular. ¡Merde, merde, merde! gritó para sus adentros el nuevo guardameta franchute, Jeromín Prior, pensando que ya podría relevar al catalán.
Dicen los que tienen mejor vista que yo, que Tejera desvió mínimamente el balón en su camino a la red de Marc Martínez, quien se tomó un cabreo mayúsculo por el desaguisado. Ya son cinco los goles recibidos por el buen meta barcelonés. Algún malaleche comenta por bajini que desde que le han pelado su cabellera, como Sansón, ha perdido fuerza. Ya se lo dijo Dalila al nazareo cantando: “No te cortes el pelo”·
_________________________________________
 
CARTAGENA ACTUALIDAD
El digital dedicado a Cartagena
_____________________________________________
No sé si Manolo Breis se quedó en su casa de Altorreal para ver el fracaso por la tele y disponer de más tiempo con el fin de busca con lupa los refuerzos permitidos por el incordio del límite salarial. A ver si es tan valiente y certero, Breis y Cía,  como lo fue en el mercado anterior al fichar un batallón de gente y dar en la diana, incluido Raulito Navas, que las está dando todas en la UD Las Palmas a las órdenes de Pepe Mel.
Soy totalmente optimista pensando en la vuelta del criollo (si no responde, vamos al hoyo), el resolutivo Pablo De Blasis, y Bodiger. Y sigo pensando (y diciendo) que Alfredo Ortuño está llamado a triunfar en la órbita del Rey Sol Rubén Castro.    
Pero ni un pelo me fío de este Real Zaragoza que comenzó la etapa de fichajes a paso de tortuga perezosa, al pasar todo el verano la nueva propiedad y los dineros para fichar, hasta el punto de que su quinto fichaje llegó el miércoles 18 de agosto: Lluís López, de 24 años, defensa, 1’82 de estatura y barcelonés del Espanyol, que ya debutó en el Zorrilla de Valladolid (2-0)  donde los aragoneses nadaron bien en el Pisuerga  pero murieron ahogados en la orilla. El equipo de Pacheta fue más eficaz, todavía no está como quiere el burgalés, por lo que me informo, y se quedó con los puntos.

Ortuño observa a Marc Mateu con el balón. / FC CARTAGENA SAD

En el estreno de Liga, un Zaragoza -Ibiza 0-0 denota que los maños no marcan ni amarrando al palo al portero contrario.
EL ‘TRICAMBIO’ DE CARRIÓN
¡Osca, Osca, Osca!, gritaban el domingo a coro los aficionados del Huesca. Es el nombre primitivo de la ciudad, y a todo esto Carrión extrajo de su chistera las bolas de los cambios, a ver lo que pasaba. En el minuto 77 hizo el tricambio, lanzándose sin paracaídas: Neskes por Richard Boateng, que parecía hermano gemelo del oscense  Kelechi Nuvakali o Marrajo, también nigeriano; Clavería por Tejera, y Antoñito por Delmás. Total, na. De los cambios del Huesca me fijé en lo mucho que fue aplaudido Mikel Rico, un máquinas cuando en el 85′ se retiró. Como los gladiadores, sudoroso y sangrando de las rodillas pabajo.  
Y el marcador no se movió. Todo quedó en un discreto 2-0, a la altura del poderoso Éibar, que en la primera jornada cayó en el mismo campo por el consiguiente marcador.  Lo de siempre: no somos naide.   

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba