Opinion_Actualidad

PENSANDO EN VOZ ALTA: ASOMBRO POLÍTICO Y NO POLÍTICO

PENSANDO EN VOZ ALTA

ASOMBRO POLÍTICO Y NO POLÍTICO

A pesar de todo, entre otras cuestiones… cansancio mental, cada día que amanece, doy gracias por tener por delante una jornada más para asombrarme. Pensaba que, ya, estaba a vuelta de todo. Pero ni mucho menos, sigo emocionándome y enfadando con una gran parte del mundo que me rodea, sobre todo con aquello que tiene que ver con acciones políticas.

Se considera que los inicios de la política se remontan al neolítico, ni más ni menos, cuando la sociedad comienza a organizarse en un sistema jerárquico y ciertos individuos adquieren poder sobre el resto. Antes, el poder simplemente residía en el que tenía mayor fortaleza física o en el más inteligente. Confucio, relacionó el buen desempeño como gobernante con la aptitud ética, considerando que sólo un hombre virtuoso debe tener autoridad. Platón argumentó que todos los sistemas políticos son corruptos por naturaleza y que el gobierno debería recaer en una clase educada para esa actividad. Aristóteles aseguró que la política es intrínseca a la naturaleza del hombre, que es necesaria para vivir en plenitud moral y que toda forma de gobierno puede tener una vertiente correcta y otra incorrecta. Nicolás Maquiavelo aseveró que el fin justifica los medios, resumiendo una postura consistente en acceder a posiciones de poder mediante la utilización de subterfugios. Para mí la política es un pesebre donde acuden aquellos que quieren vivir del cuento a costa del contribuyente, que son los que pagan sus magros sueldos, y reírse de ellos; porque eso es lo que deben hacer cuando se reparten cargos y prebendas amparándose, dicen, en el bien general. Siempre hago las mismas preguntas y nadie me responde: ¿Qué formación se ha de tener? ¿Hay que tener estudios? O simplemente, ser flexibles y saber doblar el espinazo en el momento oportuno y alargar el brazo para recoger el sobre correspondiente, por los servicios prestados.

Hasta aquí el asombro político. Ahora voy a anotar algo, que seguro muchos de ustedes conocerán, que me causa asombro -no político- por su singularidad. Son leyes que, algunas estarán en desuso, en su momento se dictaron… y por algo sería.

Vaya la primera: En Gran Bretaña está completamente prohibido morir dentro del edificio del parlamento británico. La excusa para que una ley así exista es que el parlamento tiene estatus de Palacio de la Familia Real, por lo que, si alguien muere allí, deberá tener un funeral con todos los honores. Otras leyes raras de Gran Bretaña son que “no puedes entrar al parlamento con armadura”, que colocar boca abajo un sello postal con la imagen de la reina se considera alta traición, y que es legal matar a un escocés en las antiguas murallas de York si el mismo porta arco y flechas.

En Francia, nada menos que 201 años después de su muerte, sigue estando prohibido “llamar Napoleón a los cerdos”.

En el sur de Italia –concretamente en Tropea– existe una norma que impide a las mujeres «gordas, feas o poco atractivas mostrarse desnudas en la playa». Desde el ayuntamiento de esta ciudad afianzan esta ley diciendo que únicamente tienen este derecho «las mujeres jóvenes cuya belleza permita glorificar el cuerpo femenino».

Algunas leyes curiosas en nuestro país, España: Mendigar con perros o pedir limosnas con algún can en Madrid no está permitido. En la calle, mendigar no estáprohibido, aunque, si lo hacemos acompañados de un can la policía puede multarnos.

“Jugar al domino”: uno de los juegos más populares de España no está permitido disfrutarlo en las terrazas de la ciudad de Sevilla. Una ordenanza regula el juego en la Ordenanza Contra la Contaminación Acústica, Ruidos y Vibraciones.

“Castillos de Arena”: Tenerife, uno de los lugares más turísticos de nuestro país regula la realización de castillos de arena. Su realización está prohibida en las playas debido al lugar que pueden llegar a ocupar algunas construcciones.

Sexo en un coche: la pasión juvenil suele llevar a disfrutar en cualquier lugar posible del amor. Aun así, tanto Granada como Vélez, prohíben tener sexo dentro del vehículo.

Hasta aquí mi asombro político y no político… Seguiremos investigando.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba