Opinion_Actualidad

“Y la culpa no era suya ni donde estaba ni como vestía”, Ramón Galindo

Y en esto poco a poco cambió el cuento:
Había una vez un dulce e inofensivo lobo, de lindas orejitas, bella nariz y delicada boquita, que inocentemente paseaba por el bosque. Un día cuando Calcetines, que así se llamaba el canino iba de visita a casa de la abuelita a tomar el té con pastitas, cuando por un asunto de celos, una feroz niña ataviada de una caperuza roja, -como no podía ser de otro color-, sin motivo aparente se abalanzó contra el inocente lobito, y en compañía de su banda de agresores cazadores armados de escopetas y cuchillos, lo secuestraron lo maniataron y le infligieron toda suerte de maltratos, (dicen las malas lenguas que incluso abusos sexuales) le rajaron la barriga y se la llenaron de piedras y despiadadamente lo arrojaron a un profundo pozo. Menos mal que este crimen no prescrito, al contrario que otros, está tocando a su fin, y ya pronto esta terrible activista, y su banda criminal, seguramente afiliada a algún partido extrema derecha, pronto estará en búsqueda y captura y darán con sus huesos en un frío y húmedo calabozo.

Y colorín colorado, este cuento aún no ha acabado.

Mientras tanto,el bondadoso de Otegui, -un angelito- ha declarado que va a apoyar los presupuestos de Sánchez para sacar los 200 presos de ETA, -otros angelitos-. Casado le ha preguntado a Sánchez si los va a liberar y lo que más me preocupa de todo esto es, que Sánchez ha contestado con un rotundo NO es NO. ¿Desde cuando este payo ha dicho la verdad? Lo que quiere decir que si se aprueban los presupuestos, habrá más tratos de favor y apertura de celdas, como los ha habido con los golpistas y prevaricadores del proceso independentista catalán.

Aquello que pasó no debió de pasar, pero pasó.

Una banda de criminales sangrientos (y esto no es un cuento) asesinaron sin escrúpulos a un montón de inocentes, era su método de vida, el chantaje, los secuestros y el impuesto revolucionario que para evitar el tiro en la nuca era su método de vida, la del bondadoso Otegui incluido. Ahora tienen un trabajo más cómodo, con menos stress, sentados en escaños y despachos.

Llevan años acercando a sus hogares y concediendo beneficios penitenciarios a los asesinos y ahora lo van a hacer.
203 últimamente 73 en cárceles bajo sus competencias.

Toma peajes en las autovías.
El chantaje es lo que tiene por negociar con terroristas

En fin!!! Estos socialistas en su afán de sacarle la pasta a los ricos no van a parar de imponer impuestos revolucionarios, aunque los camuflen con nombres raros evitando la palabra peaje, -también se podría denominar “impuesto revolucionario” ahora en las autovías aunque para ello suponga un daño colateral a trabajadores que madrugan y van al curro en su coche.

Cuando el Congreso, donde se deben defender los derechos y la libertades de los ciudadanos, defienden a los delincuentes, por delitos tan graves como la agresión a la policía, que son los que defienden las legalidades que ellos mismos legislan, es poner el mundo al revés.

Por cierto Albero Rodríguez, (que la culpa no era suya ni donde estaba ni como vestía) que al salir; y por favor y como viene siendo habitual, ya que estamos con la covit-fregalimp, que desinfecten el escaño.

¡En fin!! Ahora también quieren acabar con la prostitución, tan socorrida para ellos junto con la cocaina, con el dinero de trabajadores claro. Pues me parece muy bien, pero si a los asesinos, o a sus hijos, ya los tenemos en los escaños y se ha acabado con el terrorismo, lo próximo será poner a las putas o a sus hijos -alguno ya parece estar- a legislar, y seguramente siguiendo su estilo, a los proxenetas les harán homenajes y les pondrán sus nombres a las calles y así ya todo quedará en familia.

Y así, como todos los domingos mientras pueda, enciendo el puro, que a vuestra salud y en perjuicio de la mía, os dedico con la única intención de poder enviaros un fuerte abrazo a amigos y familiares.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba