Opinion_Actualidad

Una gracia como un camión

Y con esto poco a poco los disconformes con la victoria de Lula asaltaron el congreso brasileiro y no precisamente a ritmo de samba. Pero esta tónica no es nueva, también recordamos el reciente asalto al Capitolio en Washington, no se lo esperaban los yankees que esto pudiera suceder. Aquí en España estamos más acostumbrados y más preparados, no ha tanto de ello que los antidisturbios tuvieron que emplearse a fondo cuando la toma de posesión de Rajoy en que de no haber sido así, los por entonces muy espumosos –ya desgasificados- de Podemos ya lo intentaron, cosa que no se pudo evitar en la Consejería de Economía de Barcelona donde las hordas del “process”, con la orden de “apreteu” y la inanición de los “Mossos” que dejaron indefensa a la Guardia Civil, arrollando y haciéndose con el armamento de los vehículos policiales arrasaron el edificio. Pero menos sorpresa para los de por aquí, me refiero a Cartagena, que mientras en Sevilla estaban con la Expo y los barceloneses con las olimpiadas, nosotros también padecimos el ataque y destrucción de la Asamblea General de Murcia que ardió por los cuatro costados, alentados por CC.OO que luego culparon a la Policía por no dejarlos acercarse a la sede parlamentaria con los cócteles Molotov ¡Y claro los provocaron!

Ni mucho menos, ni allá más lejos nadie interprete esto como la más mínima intención de justificar nada, pero sí de poner de manifiesto que siempre habla de más quien más tiene que callar y que no puede reírse el dromedario del camello por su chepa, pues si echa la vista atrás verá que él tiene dos jorobas.

Así que ahora no nos venga Yolanda Díaz con cancioncitas de mal gusto tipo Shakira, que de memoria vamos más flojos que el sastre de Tarzán.

Que por cierto y hablando de Shakira ¿Se imaginan ustedes que hubiera sido al revés? ¡Piénsenlo un minuto! Cancioncita de mal gusto, poca y pobre rima donde el único y último objetivo ha sido forrarse a consta de los “morbosos, morbosas y morboses” que le sigan la corriente a la cantante, que por cierto no tiene ni puta idea de coches, pues claramente confunde un Ferrari con un Twingo al atribuirse ella la marca italiana, cuando en cuestión de carrocería ella está mucho más cerca de la del Renault y la nueva novia del que pretende “sal-picar” -bien vista- es mucho más Pininfarina. En materia de relojes también se confunde la cantante, dicho sea de paso, muy precisos los japoneses digitales y algo siempre con atraso los de mecánica y diseño suizos, porque si a la nueva acompañante del futbolista tuviera que ser comparada con un cronómetro, desde luego que tendría que ser con uno de muchos rubíes. Y conste que yo soy poco sospechoso de ser fan del FC Barcelona y menos de Gerardo, tampoco quiero ser detractor de una mujer en beneficio de otra, pero las comparaciones son odiosas. Lo que sí está claro es que Shakira ha arremetido mediáticamente contra su exmarido, su suegra, la novia del ex marido, la prensa a la que tanta carnaza ha dado y luego se queja e incluso contra la ciudad de Barcelona dando a entender lo aborrecida que la tiene y lo mal que ha vivido en ella ¡Anda, hazlo tú machote! Dile a José Luis Perales que te componga algo y pídele consejos de interpretación a Jesulín, verás cómo te ponen desde el ministerio de la Montero, y que no opine su Secretaria de Estado ¡Ni en broma! que eso de que hagan una ley para defender a las mujeres y poner en la calle a un puñado de violadores y rebajarles las penas a más de 130 delincuentes sexuales tiene de broma lo mismo que si comparamos a Ángela Rodríguez –a la sazón Secretaria de Estado de Igualdad, muy bromista ella- ya no con un Twingo sino con un Pegaso de cuatro ejes a juzgar por el tonelaje de sus sarcasmos.

Y así entre atropellos a nuestra inteligencia del tamaño de un camión, enciendo el puro de los domingos que entre su humo y el aroma del café, me llevan a escribir estas letras con la única intención de enviar un fuerte abrazo a amigos y familiares

RAMON GALINDO

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba